Entrevistas

Novedades Carminha: subidos al podio con Campeones del Mundo

Novedades Carminha cerrarán este curso con sendas visitas a Barcelona y M adrid, coronando así la cascada de elogios que han cosechado desde la salida de Campeones del Mundo (Ernie, 2016). Con la primera tanda de conciertos ya cerrada -acumulando en el camino varios solds outs- la formación aterrizará en La 2 de Apolo el próximo 19 de noviembre en compañía de nuestras colegas de Aloha Bennets, mientras que en Madrid se dejarán caer en la Joy Slava con Las Odio.

El disco llega con el aura de haberse convertido en uno de los más exitosos en la ya de por sí notable carrera de la banda, noticia al poco de salir el disco por su colaboración con la actriz Amarna Miller en su tema Ritmo en la sangre. Carlos Torres, aka The Producer, charló con ellos el pasado lunes. Aquí el resultado

ENTREVISTA: CARLOS TORRES | FOTOGRAFÍAS cedidas por NOVEDADES CARMINHAS

Al escuchar “Campeones del mundo” es evidente el cambio de sonoridad pero creo que mantenéis en esencia ese rollo golfete tan típicamente vuestro, ya sea en las letras o algún ritmo. ¿Ha sido un cambio necesario para seguir adelante? ¿Cómo se gestó y originó el disco? ¿Llevábais tiempo queriendo hacer ese giro?
Carlangas: Sí que es verdad que este cambio ha sido totalmente buscado, no podemos ser un grupo de punk aunque sea de espíritu y no tanto de sonido en “Campeones del mundo” y luego jugar a conservar un estatus. Era seguir haciendo música sin repetirnos porque estar todo el rato haciendo lo mismo como que no. En “Juventud Infinita” hubo unas cuantas claves que nos llevaron a dar con “Campeones del mundo” y es muy guay eso que nos dices como que mantenemos la esencia y el espíritu porque eso es lo que pretendíamos y lo que vamos a seguir pretendiendo. Estar en constante evolución y desarrollo ofreciendo cosas diferentes al público que nos sigue. Evidentemente habrá unos que conecten más con unos discos y otros con otros, pero queremos mantener un hilo conductor que esté en las letras, en ciertos giros, en el discurso o la actitud.
Jarri: Al final sí que hay un cambio que no deja de ser una evolución natural. “Campeones del mundo” es Novedades Carminha en 2016 así como los discos anteriores eran también Novedades Carminha en otro punto.
C: Lo más importante es ser honesto y emocionarse con lo que haces. No nos apetece repetir, somos nerviosos, montamos el grupo porque somos nerviosos e inquietos y no vamos a estar aquí jugando a ser unos “señores”.

Es que yo creo que os ha aportado una frescura de la ostia.
Xavi: Sí, es que la verdad que cuando lo estábamos haciendo era la misma sensación que cuando empezábamos con el grupo y hacíamos aquellas primeras canciones superpunkis y superurgentes. Al final es lo mismo, hacer lo que nos sale de los huevos y hacer algo que probablemente puede estar molestando a cierta gente pero que a nosotros nos estaba encantando, justo como cuando hacíamos esas primeras canciones.

Algo que me gustó mucho leeros en una entrevista y que creo que define muy bien el disco es eso que dijisteis de “Si antes tocábamos para follar nosotros, ahora lo hacemos para que follen los demás”, es decir, seguís manteniendo la esencia y la frescura de vuestros orígenes pero habéis evolucionado hacia algo más amplio y se ha demostrado que habéis cumplido con creces, ¿lo veis también así?
X: Sí, mantenemos la esencia que es el follar (Risas).
C: Creo que con “Campeones del mundo” se nos abre un abanico estilístico muy amplio, nos deshacemos de cualquier tipo de atadura a nivel estético y podemos tirar de donde nos dé la gana a partir de ahora. Eso es lo que nos da este disco. Echarle cojones y hacer un disco como este y ya está, sin mirar atrás. Seguiremos sonando a Novedades Carminha hagamos lo que hagamos. Estamos jugando con el corazón encima de la mesa y joder, perdón… ¿cómo era la pregunta? (Risas).
J: Hacemos música para emocionarnos nosotros primero y emocionar a la gente después. El clímax de la emoción es el follar y seguramente de ahí viniese la frase. Hacemos música para follar.
C: Queríamos hacer un disco sexy, como los que estábamos escuchando. De repente te escuchabas un disco funk con su rollito y te entraban ganas de hacer uno para que la gente moviese el culo.
X: El disco da para paja, ese es el rollo (Risas).

Nosotros somos fans de Hevi desde hace un montón de años. El tío lleva creo que 15 años haciendo hip hop en Galicia. Nos parecía muy interesante cruzarnos para ver cuáles eran nuestros puntos en común. Juntar una banda como nosotros con un tío que hace música urbana con su ordenador y ver qué coño tenemos en común, rascar ahí

Novedades Carminha

El disco ha sido producido por Hevi, muy asociado a la escena hip hop. ¿Qué os unió a él? ¿Lo buscasteis expresamente de vosotros a él o fue un proceso que de ir poco a poco, de repente visteis que teníais muchos puntos en común y os terminasteis de “encontrar”?
C: Nosotros somos fans de Hevi desde hace un montón de años. El tío lleva creo que 15 años haciendo hip hop en Galicia. Escribe unas letras brutales y hace unas producciones espectaculares. Nos parecía muy interesante cruzarnos para ver cuáles eran nuestros puntos en común. Juntar una banda como nosotros con un tío que hace música urbana con su ordenador y ver qué coño tenemos en común, rascar ahí. Encontramos a T-Rex, el funk, el primer hip hop o muchas otras cosas. De repente lo metimos en la batidora e hicimos algo que es “Campeones del mundo”. Tampoco por eso queríamos hacer algo más barroco o con mogollón de capas que hiciese perder la identidad del grupo. Teníamos los ingredientes y los juntamos con él, ayudó a empastarlos, nos dio mogollón de ideas. Nos abrió a mogollón de música.

Ahora que has mencionado esos puntos en común que rascasteis ¿de qué bandas, discos, productores más en concreto estamos hablando?
C: Nos daba mucha envidia por ejemplo la libertad que tienen en el hip hop para coger de muchos sitios, samplear de muchos terrenos y que nadie se sorprenda de ello. De repente una canción la hacen con una banda sonora de Ennio Morricone como base y luego toman una base de James Brown supermacarra. Esos productores sampleaban lo que les salía de los cojones y nosotros queríamos hacer lo mismo, hacer lo que nos diese la gana. Hevi nos aportaba ese “Oye ¿y por qué no? ¿Estás atado porque eres rockero, tienes que serlo y si no va a venir aquí a detenerte la policía del rock?”

Los guardianes del dogma.
C: ¡Efectivamente!
X: Más hablando en concreto de bandas pues precisamente James Brown, Beck, Devendra Banhart, T-Rex, hablamos de los Clash también, …
C: Y de Raffaella Carra tío (Risas).
X: Raffaella Carra, Barbara Streisand si te apetece.
J: Y de Julio Iglesias, mucho Julio Iglesias también. Afrobeat incluso. Fue un compendio de referencias muy diferentes que metimos ahí y fue muy guay.
C: El proceso de documentación fue muy interesante porque fue muy en plan que no hay límites. Y como te digo, se ha creado una semilla en Novedades Carminha. “Campeones del mundo” es el primer disparo que damos del abanico del grupo. Es que veníamos de ser una banda de rock and roll al uso y joder, nos sigue molando el rock muchísimo, pero ponerse a hacer otra vez la misma fórmula del mismo sonido. El garaje-punk está ahí, no lo perdemos, nos sigue emocionando, pero vamos a por más. Estamos en el mejor momento del grupo, lo estamos flipando a nivel creativo y vemos que a la peña le flipa, así que guay.
J: Después por otro lado este es un disco para bailar, que a veces parece que un disco de rock no se puede bailar si no metes bases electrónicas. Y estamos muy contentos porque en los conciertos vemos que están llenos de gente bailando.
C: Como UPA Dance (Risas).

¿Cómo fue la experiencia de grabar en los estudios de La Mina de Sevilla junto con Raúl y Daniel Alonso de Pony Bravo? ¿El grabar allí fue algo que queríais vosotros expresamente?
X: Fue una experimentación constante de sonido. Buscar que sonase guay dentro del espacio sonoro que estábamos utilizando. Y sobre todo buscábamos la sencillez. Más que una limpieza o una perfección buscábamos el “cuajo”, la emoción, el “flow”, el baile con un puntito de imperfección pero probablemente mucho más guay que con algo más quirúrgico.
J: Queríamos ir allí a meternos en un estudio que no es al uso ya que además es una casa. Pasamos mucho tiempo buscando los sonidos de cada tema y después los grabábamos todos en directo, es decir, bajo, guitarra y batería a la vez, lo que ayudó a generar el “flow” que surgió dentro de esa casa-estudio de La Mina en esos diez días.
X: Sí, queríamos primar eso. A la hora de grabar si no bailábamos a la vez con el bajo, batería y guitarra, la canción no molaba. No queríamos eso de que “a este tema le falta añadir otra guitarra o luego le metemos un technic”. La canción solo con los tres instrumentos tenía que molar.

En ese periodo de grabación en La Mina cuando de repente os encontrabais con un tema que sonaba demasiado garage-punk ¿la desechabais o le dabais un par de vueltas?
C: Para nada. Precisamente nos queríamos liberar de todo eso. Si una canción sonaba garage-punk, pues sonaba a eso. Y si una canción sonaba a cumbia y nos molaba pues también se quedaba así. Todo tiene una conexión y la buscábamos. Llegamos a La Mina con una furgoneta cargada de verduras, patatas y pan. Hicimos un caldo el primer día y el estudio se llenó del olor de ese caldo. La fotografía del disco en plan retrospectiva si quieres sería ese estudio con nosotros, Raúl y Hevi con un olor a caldo que flipas interconectados. Hicimos tomas muy diferentes de cada canción. Había veces que te levantabas un poco más apagadete y te salía con ese rollo. Pero luego a la tarde después de merendar estabas más animado y te salía una toma de la ostia con algún fallo pero es la que se quedaba para el disco. En el disco hay muchos errores que a mi me flipan para bien. Entiendo la música así, no como algo clínico y editado.

Habladme un poco del aspecto visual del disco, obra de Eloy Arribas ¿qué os une a él y qué es lo que más os gusta de él?
C: Le damos mucha importancia al hecho de trabajar con gente de nuestra generación que le echan los mismos huevos o más que nosotros. Eloy es uno de ellos. Es un tío que tiene 23-24 tacos que está haciendo ya exposiciones y tiene una carrera por delante muy prometedora. Es muy bueno. Pinta mucho con el corazón, tiene un estilo muy punk, muy macarra. Y nos dijimos que tenía que ser él el que nos hiciese la portada de “Campeones del mundo”. Le pusimos las canciones y le dijimos que pintase lo que sintiese al escucharlas.

Es la sensación también que me da a mi. Es un artista que pinta desde la esencia, muy de entrañas, desde el corazón y muy punk.
C: Sí, muy primitivo. Es un poco como nuestro disco también. La portada que hizo es como quitar capas y quedarse con la esencia, con lo primitivo. Puede que haya gente que diga que le parece que está como por acabar aún de pintar. Como nuestro disco, que puede que haya gente que nos diga que si le metiésemos cuatro capas de guitarra y teclados os quedaría de puta madre. Pues no tío, es lo que hay en ese momento, es la actitud, es la esencia y nos apetece hacerlo así. Eso para nosotros es el punk y no hacer sonar una guitarra con distorsión. El punk no es llevar cresta. El Eloy eso lo tiene. Estábamos muy en sintonía con él en cómo veíamos nuestras respectivas obras y se creó una conexión de puta madre.

untitled

Pasados estos meses de gira después de la publicación del disco en Abril ¿con qué sensación os quedáis? ¿Estáis contentos con la respuesta de la gente a pesar de que seguro os ha ido el típico listillo a deciros eso de “antes molabais”?
J: Claro, de esos siempre hay y les damos las gracias porque es necesario que haya algún “hater”. Si no, preocúpate…
C: Si no hubiese puretas por ejemplo, no habría cabinas en los sex-shops para las pajas (Risas).
J: La valoración de todas formas es muy positiva. Hemos girado por festivales en verano y ahora estamos presentando el disco en sí por salas. La acogida está siendo brutal, estamos llenado casi todas las salas. Venimos de tocar en Santiago y de llenar una sala enorme en la que soñábamos tocar desde pequeños. Hicimos dos conciertos anteayer en Oviedo que se llenaron. Dentro de poco vamos a tocar en Barcelona en la Apolo que las entradas están a punto de agotarse y en Madrid también están a punto de agotarse en Joy Eslava. Estamos muy emocionados con la acogida del disco. Lo sentimos cuando vemos a la gente en los conciertos cantando las canciones y bailándolas.
C: Los “haters” son algo necesario. Cuanto más te expones siempre habrá alguno. Nos hemos encontrado muchos que nos decían que les molaba más el “Jódete y baila” y tal. Pues me parece de puta madre, ponte ese disco tío. Estamos muy orgullosos de él, pero mentiríamos si ahora hacemos otro disco así. No estamos en ese momento. Si vienen a los conciertos escucharán las canciones antiguas porque no renegamos de ellas ni mucho menos.
J: Es algo consustancial a cuando haces algo bueno, siempre habrá alguien que dirá que no lo es.

¿Qué bandas o estilos musicales ahora mismo estáis escuchando en la furgo y que os estén flipando ahora mismo?
C: De todo, tío. Hace poco salió un disco en Soul Jazz Records, un sello de Londres, que recopila el primer hip hop underground del 79 al 82. “Boombox” se llama. Lo tengo muy mogollón de escuchado y me tiene flipado.
J: También hay otro disco de Soul Jazz Records de afro-beat en los años 70 en Nigeria que es brutal y que le estamos dando también mucha caña.
C: Y mucha cumbia y reggetón. Al final te das cuenta también que los mejores letristas son los de los boleros. Y de ahí hay que aprender también. Todo tiene algo de lo que puedes aprender y te puede aportar. Hubo un momento que camino al estudio que escuchamos un disco de los Chichos porque nuestro productor es muy fan de ellos y tenían unas letras acojonantes. Te piensas que las Grecas y Julio Iglesias es música de autos de choque y sin embargo te paras a escuchar las letras y lo flipas. Hay que aprender de ellos.

Escucha el nuevo disco de Novedades Carminha en Spotify:

 

Recomendado

Comenta
To Top