L'Alternativa - 23è Festival de Cinema Independent de Barcelona
Especiales

La Cofradía de la Pirueta dice adiós

La Cofrafía de la Pirueta, de despedida con Ojalá
La Cofrafía de la Pirueta, de despedida con Ojalá

La Cofrafía de la Pirueta, de despedida con Ojalá

La Cofradía de la Pirueta se despedía la semana pasada de su audiencia, dejando como legado su participación en la edición de algunos trabajos muy apreciados en esta casa como Kana Kapila -a los que entrevistamos aquí-, Germán y La Alegría del Barrio, Corte Moderno o la cinta de cassette de J.G.G., lanzamientos todos ellos del presente curso, lo que da una idea de su hiperactividad creativa. Coincidiendo con el adiós de Kana Kapila, consumada la semana pasada a través del EP digital Ojalá la disolución ha alcanzado también a La Cofradía. Les decimos adiós charlando con Jordi, integrante de las citadas bandas, y uno de los grandes impulsores de la misma. Por RUBÉN IZQUIERDO

  • La Cofradía de la Piruleta dice adiós tras participar en la edición de discos, fanzines y participar activamente en la organización de conciertos
  • Jordi nos explica algunas de las claves de este adiós, que tiene en el EP Ojalá una simbólica despedida
Portada de Koukeriou (izq). A la derecha, un momento de su presentación (sup) y detalle de Petanca

Portada de Koukeriou (izq). A la derecha, un momento de su presentación (sup) y detalle de Petanca

Acabáis de anunciar la disolución de La Cofradía de la Pirueta. ¿Qué os llevado a cerrar?
La Cofradía nació con el propósito de agrupar a gente que quisiera hacer cosas, desde editar discos o fanzines a montar conciertos o lo que fuera. La idea original era que fuera un grupo abierto de gente que pudiera ir entrando y saliendo, para participar en las ediciones o eventos que más les interesasen y dejar de hacerlo cuando no pudieran o no les interesase. En la práctica, este propósito se sostuvo muy poco tiempo y enseguida acabó convertido en algo casi unipersonal. Por eso mismo, después de 4 años, ha llegado la hora de aceptar que ese ideal, aquí y ahora, no nos ha salido bien, y que es mejor echar el cierre y empezar otras cosas.

Este año habéis participado en la edición de varios lanzamientos discográficos. ¿Qué balance hacéis en cuanto acogida?
A nivel personal siempre estamos contentxs de poder hacer nuestras cosas sin prestar atención a la repercusión que puedan tener: los discos de Kana Kapila y Germán y La Alegría del Barrio y la cinta de J.G.G. son algunas de las cosas de las que más nos enorgullecemos. Por el otro lado, no vamos a decir nada nuevo: la gente no compra discos (al menos los nuestros), sólo drogas. Y lo decimos sin juzgarlo, que cada uno se puede gastar los pocos dineros que tiene como quiera; pero hay que ser realista, y retamos a cualquiera a que nos diga que esto que decimos no es cierto.

Creo que uno de los que ha funcionado mejor es el de Kana Kapila. Os despedís con un EP digital de KK, Ojalá. Supongo que la sensación es agridulce
Nos ha dado pena que el grupo acabase por todo lo bueno que nos ha aportado estos años, pero no tiene por qué ser triste. Después de 7 años como grupo, Kana Kapila ha dado muchas cosas buenas, y no tiene sentido alargar algo que se supone que haces por diversión. “Tambor, canción y danza” hizo que todos estos años merecieran la pena.

Un lanzamiento que nos llamó mucho la atención fue el de Corte Moderno y su videojuego interactivo. ¿Cómo surge la idea? ¿Cuáles eran vuestros juegos favoritos de 8 bits?
Con Corte Moderno siempre intentamos englobar las canciones en un concepto distinto al de un simple álbum que recopile canciones, así que nos gustaría probar muchas cosas distintas. La idea del videojuego salió pronto, y Javi (el guitarrista del grupo) sabe algo de programación, así que lo intentamos y estamos muy contentos con cómo ha quedado. “Super Mario”, en todas sus versiones, es una gran influencia.

Además de en discos estáis vinculados a la edición de fanzines. ¿Qué balance. en este ámbito, hacéis?
Estamos muy contentxs, creo que hemos sacado cosas muy chulas tanto de amigos como de gente que no conocíamos y hemos acabado contactando por esto. La fiesta que hicimos para la presentación del “Chatarra”, con el concierto de la Orquesta Chatarrera haciendo ruido, y la del “Koukerikou”, que fue lo primero que organizamos y editamos, son dos de las cosas que recordamos con más cariño.

Portada del fanzine Chatarra

Portada del fanzine Chatarra

Sois defensores del “hazlo tú mismo”. Ya sin la Cofradía, ¿vais a seguir en movidas DIY?
¡Lo intentaremos!

A última hora se canceló el concierto de Kana Kapila. ¿Está difícil tocar en Barcelona? ¿Qué  creéis que debería cambiar para facilitarle la vida a aquellos que simplemente quieren presentar sus proyectos sin palmar pasta?
Montar un concierto suele suponer un gran esfuerzo de energía y tiempo, por lo que necesitas cree en lo que quieres organizar y asumir los riesgos. Con Kana Kapila no nos quedaban energías para afrontar todo ese esfuerzo y, después de unos cuantos obstáculos, decidimos que era mejor no hacerlo a hacerlo sin ganas y de cualquier manera.  Hay pocas salas en las que se pueda tocar de forma fácil y en condiciones más o menos decentes, así que siempre hay lista de espera.

La Cofradía de la Pirueta, inspirado en un relato

La Cofradía de la Pirueta, inspirado en un relato

Estamos acabando pero tengo una duda. Siempre que escribíamos sobre vosotros el corrector nos hacía poner Piruleta. ¿De dónde viene el nombre?
 Jaja, le ha pasado a mucha gente. El nombre viene de un relato del escritor madrileño Emilio Carrere, en el que habla de un grupo de artistas bohemios que se pasan el día intentando sacar dinero de debajo de las piedras para que les editen sus poemas y tener dónde dormir y qué comer.

¿Con que mensaje os gustaría despediros?
¡Haz tu cosa!

Y para acabar, completad la frase. “La Cofradía de la Pirueta ha valido la pena porque…
Hemos hecho lo que nos ha dado la gana”.

Escucha Ojalá, la despedida oficial de Kana Kapila y La Cofradía de la Pirueta:

Recomendado

Comenta
To Top