Primera persona

Isasa – Los Días (La Castanya, 2016)

Conrado Isasa presenta esta semana por partida doble su segundo trabajo en solitario con La Castanya. Los Días era el disco que consolidaba la puesta de largo de su trabajo en solitario y nos sirve de marco perfecto para hablar con él sobre la transicion natural que le ha llevado del adiós de A Room With a View, grupo al que le dedicamos un monográfico especial en el número 4 de nuestra edición impresa. A esa época le da un cálido homenaje en la inicial ‘Aina‘, cálida introducción para un trabajo de corte intimista que presentará mañana viernes en Madrid en el Teatro del Arte de Madrid, y en el Pumarejo de Barcelona este mismo sábado. Será bonito.

Texto: R. IZQUIERDO | Fotografias: LA CASTANYA

Es la segunda vez que te entrevistamos, así que en primer lugar gracias por atendernos. Me gustaría empezar la entrevista hablando del tiempo transcurrido entre Las Cosas y Los Días. Tu disco anterior supuso tu primer trabajo tras casi seis años de silencio y el de ahora ha llegado en un intervalo menor. Las nuevas canciones, ¿parten de una misma racha creativa o las has ido acumulando estos dos últimos años?
Muchas gracias a vosotros por vuestro interés. En realidad son un poco las dos cosas que dices, porque ya había algún tema (como Luces blancas vienen, luces rojas se van) que ya estaban compuestos cuando grabé el primer disco (Las cosas) y otros, la mayoría, fueron surgiendo en el tiempo transcurrido entre un disco y otro. Aún así yo los veo todos como que surgen de la misma racha creativa.

[bandcamp width=350 height=470 album=2447829177 size=large bgcol=ffffff linkcol=333333 tracklist=false]

En la nota de prensa Glenn Jones destaca que no querría comentar las canciones de manera individual porque las ve parte de un mismo discurso unitario, un álbum cerrado como tal. ¿Ves el sentido unitario disco del mismo modo?
Bueno, al principio, cuando pensaba en grabar el disco, no lo veía así. Veía temas que tenían algo en común sí, pero no veía lo de la unidad que mencionas. Ahora que ya puedo ver el disco un poco desde la distancia y en conjunto, sí que veo ese sentido unitario. En cualquier caso, no es algo que yo haya buscado premeditadamente.

Jones habla de las conexiones, de cómo las grabaciones de John Fahey inspiraron a gente “que él jamás vio ni tan solo imaginó que podían existir”. Que él firme la nota es otro buen ejemplo de esas conexione. En el texto comenta que llega a tu música después de que le enviaras Los Días. ¿Qué feedback has tenido con él desde que le enviaras tus primeras canciones como Isasa?
El feedback ha sido bueno. Sobre todo del segundo disco. Yo contacté con él por primera vez cuando le envié “Las cosas”. Al principio nos mandamos un par de emails, poco más, y tampoco me comentó nada de si le había gustado o no. Fue luego cuando tuve la suerte de telonearle en Madrid que pudimos hablar y se mostró muy abierto, a partir de ahí ya fuimos hablando más por email. Cuando ya tenía la grabación del segundo disco, se la mandé y me dijo que le había gustado mucho y  a partir de ahí surgió lo de que escribiera un texto para el interior del vinilo.

A los conciertos de Madrid y Barcelona llegabas después de dar siete conciertos en cinco días  en el Reino Unido. ¿Qué balance haces de la gira? ¿Qué es lo que más valoras de girar fuera de nuestras fronteras?
El balance es muy positivo. Ha sido un experiencia muy enriquecedora, tanto musical como personalmente. Antes solo había estado en Londres y me ha encantado conocer el resto del país. Sus paisajes son preciosos y no dejé de encontrarme gente encantadora y con ganas de hacer cosas por todos los lados. Ha sido un viaje muy estimulante. Además el viajar solo me gusta mucho. Lo que quizás más valoro de girar fuera es la sensación de que allí no te conoce nadie y eso hace que la reacción del público sea más impredecible…no sé cómo explicarlo. Cuando toco por España, siempre hay alguien que es amigo o que conoces de vista aunque sea porque te ha venido a ver antes, y bueno, más o menos sabes que la gente viene porque le interesa lo que haces. En el Reino Unido no tenía esa sensación y no es mejor ni peor pero te da otra energía a la hora de afrontar el directo.

En la reseña al nuevo disco publicada en la Mondosonoro se hacía una mención a Alberto Montero, otro autor que llevó a cabo un cambio de chip con su nuevo proyecto. Más allá de las referencias que se explicitan en la nota de Glenn Jones, ¿sientes tu música próxima a autores contemporáneos?
Sí, hay varios. Negro sin lugar a dudas…su música siempre es un referente para mí. Otro podría ser el guitarrista asturiano Borealis. Admiro mucho su técnica y el calado emocional de sus temas. Tanto el caso de Negro y Borealis, me siento próximo porque observando lo que hacen encuentro soluciones para mis quebraderos de cabeza, sean sobre el aspecto técnico de tocar la guitarra o sobre la manera de estructurar un tema. Y bueno, no puedo dejar de mencionar a Fajardo…que es un músico que admiro muchísimo y también siento próximo.

Siguiendo con Jones, él habla de la evolución de un trabajo a otro. No sé si fue algo premeditado, como si Las Cosas fuese la carta de presentación y Los Días la explosión de lo introducido previamente.
Sí, sí que hay una evolución. Pero no ha sido premeditada. Ha sido consecuencia de dedicarle mucho tiempo a la guitarra y de escuchar música de otros guitarristas. Entre conciertos y las horas que le echo en casa, he pasado mucho tiempo tocando la guitarra los dos últimos años, y mi técnica ha evolucionado. Aún estoy lejos de poder considerarme un buen guitarrista, pero tener más control del instrumento me ha permitido componer de otra manera y buscar cosas más personales, un sonido más personal.

¿Ves una conexión más o menos orgánica entre ambos trabajos? Lo digo también por los títulos, a los que veo conectados.
Yo sí veo una conexión orgánica, es como si Los días fuera consecuencia de Las cosas. Sin el primer disco no hubiera podido hacer el segundo…suena obvio, pero si no hubiera sacado Las cosas, no hubiera tocado tanto en directo, que es algo que me ha marcado.

¿Ha variado la manera de componer o trabajar las canciones? ¿En qué basas tu metodología de trabajo?
Creo que no ha variado mucho, igual ha mejorado en eficiencia, en ir más al grano. Pero básicamente sigo haciendo lo mismo, que es ni más ni menos que sentarme a tocar la guitarra y disfrutar de su sonido. Igual parece una chorrada lo que estoy diciendo, pero el punto de partida es ese: sentarte, tocar la guitarra sin más y disfrutarlo. Las veces que lo hago pensando cosas como “voy a componer un tema que sea tal o cual” o “tengo que tocar bien porque le echo muchas horas” suelen ser un desastre. Me gusta abrirme a lo que surja y no forzar las cosas, es algo que estoy aprendiendo poco a poco. Si pienso así, suelen salirme ideas de manera natural. Luego las grabo en una pequeña grabadora que tengo. Si tengo ganas y tiempo, sigo dándole vueltas a la idea hasta que va tomando forma de canción. Si no, como ya tengo esa idea grabada, la retomo cuando sea mejor momento. Puedo tardar un par de días en hacer un tema o un par de años.

Voy acabando. ¿Qué puedes contarnos de la inclusión de La Bien Pagá?
Es un tema que me siempre me ha gustado mucho, sobre todo la versión de Bebo Valdés y el Cigala. La versión más conocida quizás sea la de Miguel de Molina, que también me gusta mucho, pero la de Bebo y Cigala tiene algo especial…consiguieron darle un toque personal cada uno. Bueno, que me enrollo, la cuestión aparte de que me guste mucho, es la idea de intentar reflejar en lo que hago, las influencias de la música que he ido escuchando a lo largo de mi vida. Me refiero en concreto a la música que escuchaba en casa de mis padres y la que vas escuchando de manera un poco accidental quizás pero que también forma parte de ti. El caso de La Bien Pagá bien podría ser este último caso, un tema que has escuchado mil veces pero de forma casual. La cuestión de fondo es que esto es nuestro folk o nuestra música tradicional…y me surge la pregunta por qué es tan fácil que nos parezca guay un negro del Delta del Mississippi tocando un blues y es tan difícil que nos sintamos atraídos por un cantante de copla con su camisa de mangas anchas. ¿Cuál de los dos nos pilla más cerca y nos dice más de nosotros? En el contexto de estas cosas me he ido preguntando últimamente, ha ido surgiendo la inquietud de incorporar cosas más de nuestra cultura…y de ahí la idea de hacer una versión de La Bien Pagá.

Recupera Los Días, de Isasa, en el Bandcamp de La Castanya:

[bandcamp width=700 height=820 album=753946264 size=large bgcol=ffffff linkcol=333333 tracklist=false]

Recomendado

Comenta
To Top