L'Alternativa - 23è Festival de Cinema Independent de Barcelona
Noticias

Boys Age – Tiger! Tiger! (Autoeditado, 2014)

Boys Age

Dándole continuidad a la sección que arrancamos el pasado viernes con Painted Zero Boys Age protagoniza nuestro Shook Down Selection de hoy, en un encuentro que coincide en el tiempo con la salida de Tiger! Tiger! y del recopilatorio que compila los mejores temas de su primera etapa.

  • Texto: RUBEN IZQUIERDO
  • Fotografías cedidas por Kuzznary Mutow para la realización de esta entrevista

No conozco personalmente a Kaz, aunque es casi como de la familia para mí. Kuzznary Mutow, guitarrista, compositor y vocalista de Boys Age, es uno de los nombres más mentados en nuestra edición digital y teníamos muchas ganas de hablar con él. A su favor juega su prolífica discografía, que alimenta cada poco con nuevos lanzamientos inéditos, y una capacidad innata para desarrollar una suerte de cosmovisión de la música propia y personal, vertebrada a través de influencias evidentes –Yo La Tengo por encima de todas las cosas- y reforzada con una personalidad propia muy nipona, la misma que le ha llevado a difundir la marca Boys Age por un puñado de sellos. Hasta la fecha, el dúo nipón ha editado en sellos como Burger Records, Gnar Tapes, Bleeding Gold, Rubber Brother Records, Lolipop Records, Plastic Response o Little League Records, entre otros, por más que su impacto haya sido relativo en su Japón natal. ¿Y qué importa eso?. Kaz es un tipo libre, con un mensaje que dar y muchas vías para desarrollarlo. Youtube, donde dirige su propio show, Instagram, a través de retratos de sus grupos favoritos y la música, claro. La verdadera razón de ser de Boys Age. Aprovechamos el texto, además, para recuperar sus dos últimos lanzamientos, Tiger! Tiger!, disponible bajo estas líneas, y The Oddisey  – Best Of Boys Age Volume I.

Los orígenes. Con Kaz puedes tener casi una relación fraternal sin hablar con él. Cada pocas semanas recibes un mail con sus últimas novedades, temas maravillosos que te  hacen pensar que vive y siente la música las 24 horas del día, aunque en realidad solo se ponga al acabar su jornada laboral, “que es la que paga mis facturas”. Sin embargo, eso no impide que cada día “me ponga con Boys Age un poco”, incluso en días como en el que nos atiende. “El otro día me sacaron la muela del juicio y ahora quiero llorar…

Aprovecho que disfruto de la atención de este enorme fan de Ira Kaplan y compañía para preguntarle por el modo en el que Yo La Tengo ha influenciado a Boys Age. “Siempre hemos sido Yo La Tengo, aunque lo que realmente queremos es hacer música para cine, bandas sonoras y esas cosas”, por más que “el espíritu musical de Yo La Tengo nos guste mucho”, lo que les lleva a admirarles como banda.

Esa admiración vivió un nuevo episodio el pasado 9 de mayo, cuando la gira internacional de Yo La Tengo pasó por Japón. “Fue una experiencia mágica que nunca olvidaré”, nos comenta antes de confesarnos cuáles son sus discos favoritos de Yo La Tengo. “Son Fade y Electr-o-pura, claro”, añade desde el entusiasmo. Le pregunto entonces  por Thank You Yo La Tengo, el disco homenaje que dedicaron a los de Hoboken hace unos meses. “Si yo llegan a escuchar me gustaría que lo disfruten, sobre todo eso”, nos contesta dejándolo por ahora en el terreno de lo poco probable.

La escena local. Hasta el momento, Boys Age se ha movido sobre todo en la escena local próxima de Saitama. “Tenemos amistad con otros autores de la zona, como Anna The Clumsy, que vive en la misma provincia que nosotros”, explica con orgullo local. “Fui a verla a un show y nos hicimos buenos amigos, así que colaborar con ella fue algo natural para las dos partes”, una colaboración, brillante por cierto en Soo Coo, que no ha influído en el nombre de uno de los últimos discos de Boys Age, Love The Clumsy. “Es una bonita coincidencia”, zanja con un punto divertido.

Amistades al margen, Kaz echa en falta una mayor movilidad en la escena independiente local. “Como banda sufrimos, como casi todas las bandas indies del país”, se lamenta apuntando al “aburrimiento de la oferta musical que hay aquí” como causa de ese desencanto, el mismo que le ha llevado a buscarse influencias más allá de su Japón natal.

No creo que hayamos recibido muchas influencias locales”, algo que seguramente les ha llevado a buscarse la vida a nivel de edición más allá de Japón. Y es que Boys Age han editado ya con sellos como Burger Records o Gnar Tapes, nombres clave en esto del casete, además de hacerlo con Bleeding Gold, Rubber Brother, Lolipop y Plastic Response.

Su obra. Clasificar la obra de Boys Age no es fácil. Y no hablamos de estilo, reconocible y cercano. Hablamos de producción. Una producción inabarcable, en la que brilla Fake Gold. “Es el disco en el que pusimos más esfuerzo, y supuso un paso de gigante a nivel interno, así que al final le hemos cogido mucho cariño a ese disco”, integrado por 18 canciones escritas por el propio Kaz y grabado el invierno pasado en Saitama.

Fake Gold, como todos los discos de Boys Age, disfrutaba de una producción casera -”mixing & mastering by Kaznary Mutow at his bedroom and bathroom”, rezan irónicos los créditos del disco-, en el que el tono nostálgico de Kaz explotaba su faceta de autor, dándole un toque personal muy reconocible, el mismo que rodea al resto de su producción artística.

Más allá de la música. Aunque Kaz sea ante todo un músico de vocación prolífica, su espíritu fan le ha llevado a desdoblarse en mil y una actividades extramusicales. Como el programa que dirige y presenta en Youtube, del que somos incapaces de reproducir su nombre. “En Youtube hablamos sobre todo de películas, de videojuegos y de cómics manga”, reservándole a la música un papel secundario, aunque manteniendo el toque DIY marca de la casa que caracteriza su obra. Y luego están las caricaturas, dibujos especiales que cuelga en su (fascinante) cuenta Instagram, con la que poco a poco va asumiendo cierto prestigio. “Nos están contactando algunos grupos para que les hagamos retratos, es divertido”, apunta de esa afición por la que han desfilado ya nombres como The Aquadolls o Peach  Kelly Pop. “A PKP pude conocerla cuando vino a Japón y fue muy divertido. No toqué ens sus shows, pero puder verla en un par y nos lo pasamos muy bien”, cierra con nostalgia.

A nivel de videoclips, a Kaz le gusta partir de una idea para delegar en colaboradores cercanos. De allí han salido piezas delirantes como How 2 Enjoy The Boys Age. Le explicó mi sorpresa ante su primer visionado y responde satisfecho. “Buscábamos eso, la sorpresa… aunque no tienes que preocuparte por mi salud mental”, nos cuenta ya despidiéndose, revelándonos uno de sus planes de futuro más inmediatos. “Voy a intentar sacar una compilación para finales de año con mi nuevo sello digital”, concluye confirmando ese espíritu creativo tan incansable como necesario.

Suerte con todo, Kaz.

Los grupos japoneses que deberías escuchar, según Kaz:

Discografía destacada:

  • Thank You! Yo La Tengo (autoeditado, 2012)
  • Coo EP (autoeditado, 2013)
  • Sapphire Forest (autoeditado, 2013)
  • Soo Coo (Rye On The All Golden, 2013)
  • Crystal Killer (autoeditado, 2014) SOLD OUT
  • The Desk Poet. Or alternatively as The Human Being (Pretty Good Lookings, 2014)
  • Fake Gold (Burger Records / Gnar Tapes, 2014)
  • Amazing Stories (Plastic Response Records, 2014)
  • The Tale Of Roan Horses (Rye On The All Golden, 2014)
  • Love The Clumsy (Autoeditado, 2014)

Boys Age son Kuzznary Mutow (guitarra, voz) y Tamasa John Kobayashi (batería, voces)

Annie The Clumsy estrena disco
En paralelo a los últimos lanzamientos de Boys Age, su amiga y colaborada en Soo Coo era noticia hace apenas unos días por el anuncio de su nuevo disco. Annie The Clumsy estrena este otoño From My Messy Room, un trabajo en el que mejora la producción de aquel Annie The Clumsy Volume I con el que se estrenó durante la primavera de 2013, y que incluirá 12 nuevas grabaciones, con nueve temas inéditos y tres cóvers, variante con la que de hecho se sio a conocer tiempo atrás.

From My Messy Room cuenta con artwork del artista local Nozomi Takayama, quien ya colaborase en su anterior disco, y en él mantiene al ukelele como su gran aliado artístico y musical. Annie ha pasado recientemente por la edición nipona de Balcony TV y Sofar Sounds y colaboró por primera vez con Boys Age haciendo los coros de Soo Coo, uno de los mejores trabajos de los de Saitama.

Recomendado

Comenta
To Top