L'Alternativa - 23è Festival de Cinema Independent de Barcelona
Entrevistas

Aries // “Las canciones de la Magia Bruta surgieron para atravesar el cambio tras el fin de Charades”

Aries

Arranca octubre y empieza el repaso mental a lo mejor del año. Es entonces cuando nos viene a la mente La Magia Bruta (BCore), el delicioso primer LP de Isabel Fernández como Aries, presentado el pasado mes de marzo. El álbum llegaba casi un año después de poner punto y final a Charades, la formación que Kiko Amat definió como “la mejor banda del país”. Isabel Fernández parece haber trasladado parte de esa aquella añorada magia a Aries, uno de los proyecto en femenino, con permiso de Lorena Álvarez y Maria Rodes, mejor resueltos de la temporada. Una entrevista de RUBÉN IZQUIERDO

Hablar de Isabel Fernández es hacerlo de una de las cantantes con más personalidad de la escena estatal. Con casi 15 años de carrera a sus espaldas, desde que comenzara muy joven con Electrobikinis, la carrera de Isabel se ha movido entre los ritmos acelerados de su primera formación y la etiqueta de culto que acompañó  siempre a Charades durante los 10 años que estuvieron en activo. El adiós de esta última abrió un vacío entre la legión de fans de aquella notable etapa, sólo sanada con la aparición la pasada primavera de La Magia Bruta, primera aventura ya como Aries, grabada junto a su hermana y con Santi Garcia.

¿El resultado? Uno de los discos más disfrutables y redondos de la temporada, por más que ella se empeñe en sacarle defectos. “Todo lo anterior me suene rechinar y La Magia Bruta no es una excepción”, nos cuenta de primeras mientras nos apunta que está concentrada ya en los temas que formarán parte de lo nuevo de Aries.

Los que disientan de su exigencia y vean su primer disco como Aries como el trabajo delicioso que en realidad es, están de enhorabuena: la propia Isabel colgó en el bandcamp de Aries tres nuevos temas, bajo la etiqueta de “Grabaciones sueltas, desperdigadas y no editadas”, tres temas inéditos que nos amenizan la espera mientras llega lo nuevo, al tiempo que recuperamos la escucha del álbum, presentado hace ya unos meses.

Uno de los nuevos temas es, de hecho, Las Constelaciones, tema del que habla en su blog personal. “Este verano he regrabado el tema que compuse para la Fundación Robo, tomando como base un poema de Apollinaire.

El blog personal de Isabel es, en realidad, un pequeño cajón de sastre donde se da cita parte de su producción artística, un pequeño ventanal creativo que cumple las veces de guía para seguir de cerca (adictivo) su universo creativo.

Antes de Charades, Electrobikinis ocupó el primer escalón en la carrera artística de Isabel. Un proyecto energítico y acelerado que le permitió tocar con Miren Iza, constituyendo una de las primeras formaciones femeninas del indie español, o una de las de mejor nivel interpretativo. Rescatamos, sirva como ejemplo, El ataque de los zombies adolescentes.

Lo que más me importa es en lo que estoy ahora, en las canciones que tengo entre manos. Lo anterior me suene rechinar, y la Magia Bruta no es una excepción

Ahora que ya han pasado unos cuantos meses del lanzamiento de La Magia Bruta no sé si se puede hacer ya balance del disco. ¿Cómo lo ves con unos meses de distancia?. ¿Cuánto de Isabel Fernández hay en Aries?
Pues la verdad es que siempre, con toda la música que he hecho, me pasa lo mismo. A la que pasan unos meses me apesta (risas). Quiero decir, veo las canciones como algo lejano, llenas de fallos y con millones de cosas por mejorar… En realidad lo que me importa es en lo que estoy ahora, el presente,las canciones que tengo entre las manos. Todo lo anterior me suele rechinar y La Magia Bruta no es una excepción.

¿Y fuera de la música?
Eso a nivel estrictamente musical, claro, ya que gracias al disco he vivido un montón de experiencias geniales y he aprendido mucho… Y aparte, me siento muy afortunada de poder editar mi música y de que la gente me llame para tocar y todo eso. Muy agradecida.
En cuanto a qué hay de mí en Aries, pues soy yo por completo.

En tu nuevo proyecto te ha ayudado tu hermana, lo que seguramente refuerza el concepto de disco personal que rodeó al lanzamiento. ¿Qué proceso creativo seguiste?
Fue todo sin ninguna pretensión. Tras el fin de Charades, comencé a hacer canciones y grabar maquetas. No pensaba editarlas, las hice porque necesitaba hacerlas y porque grabar es lo que más me divierte.

¿Variaste el proceso?
En realidad es el mismo que he tenido siempre a la hora de hacer las melodías y la estructura de las canciones. Lo que pasa es que lo hice sin condicionantes de ningún tipo; son las canciones que surgieron para atravesar el cambio y la situación que estaba viviendo en ese momento.

Quien repite colaboración es Santi García. ¿Era importante rodearse de nombres conocidos para arrancar el proyecto? ¿Qué le ha aportado a Aries?
No, no. En ningún momento pensé en Santi en esos términos. Si quisiera gente conocida podría haber llamado a muchos amigos o gente con la que he trabajado… ese tipo de cosas no van conmigo y de hecho, me parecen una cutrada…Volví con Santi porque me conoce bien, me encanta cómo trabaja y la seguridad que me da. Aportó muchos detalles preciosos de producción, ánimos constantes y una grabación maravillosa.

Portada de La Magia Bruta // BCore

En la época de Electrobikinis no era feminista, pero ten en cuenta por entonces tenía 15 años y estaba en plena edad del pavo. Ahora si lo soy

Charades fue una aventura maravillosa, corta y fugaz para aquellos que nos quedamos con ganas de más, que dejó en el imaginario colectivo un recuerdo imborrable. Revolución Solar (BCore, 2010) fue el epitafio definitivo, el canto de cisne de un proyecto que, como explicaba Kiko Amat en un artículo resctadado de la propia banda, pudo ser considerada sin tapujos como “la mejor banda de este país”.  Antes, When Shining Blue (Corea, 2006) y En Ningú Lugar (BCore, 2008) abrieron la senda del éxito, en un periplo vital completado con la aparición de EP’s en paralelo, como el editado en 2004 The Only One. Visto con el tiempo, y a riesgo de ponernos tremendos, Charades, respira como lo que fue: una bella flor en el más botánicos de los jardines.

Un poco más lejos queda Electrobikinis, aventura de la que guardamos un recuerdo muy grato, y en la que compartías formación con Miren Iza, entre otros. Revisando entrevistas antiguas dimos con una en la que definías al grupo como una formación “a veces rock, a veces punk”. ¿A Aries donde lo situamos?
Supongo que Aries es pop, yo intento que sea pop sugerente y creativo… Y que sea personal, que no sea un cliché.

También en algunas entrevistas remarcabas que aquel no era un grupo feminista, a pesar de ser quizá de las primeras bandas en apostar por grupos con mayoría femenina, pese a la presencia de Asier. ¿Qué legado crees que dejó Electrobirkins a los nuevos grupos femeninos? ¿Crees que se puede trazar una línea cronológica entre vuestros primeros discos y algunas bandas actuales?
Bueno, ten en cuenta que han pasado casi 15 años desde esa afirmación y yo estaba medio en la edad del pavo (risas). Ahora me considero feminista… Creo que entonces me refería a que el grupo no tenía ningún cariz político, las letras hablaban de amor y pasarlo bien, supongo. No eran letras con mensaje. Sí, creo que lo decíamos por eso.

Pero, por entonces, el hecho de que fuese un grupo con mayoría femenina sí que era algo novedoso…
Es cierto que en aquella época en España había muy pocas chicas tocando. Ahora hay montones, y es genial. Respecto al legado, algunas chicas en Bilbao se han acercado a decirme que les gustaba mucho vernos en directo y que les animaba. Con eso ya me doy con un canto en los dientes.

Aspiro a hacer las cosas a mi manera y a vivir como quiero. Es algo que aplico también a Aries, y no sé hacia adonde me va a llevar

Empezar relativamente de cero después de formar parte de dos grupos con la importancia de aquellas dos formaciones debió ser estimulante. El concierto del Helio fue de alguna forma el ver cristalizado todo el trabajo realizado. ¿Cómo recuerdas aquella noche?
En cada concierto me tengo que concentrar mucho porque hago muchas cosas a la vez y estoy sola. Tengo muchos sonidos que atender (risas). En el Helio, antes de tocar, estaba como un flan… Pero luego disfruté mucho tocando y las caras de la gente, mientras tocaba, eran muy lindas.

Cuando salió el disco destacamos que había mucho de ti en el LP. La simbiosis musical con tu hermana en La magia bruta o el homenaje a las band girls de Dílo mañana marcaban el camino, cómo también lo hacía Balada a J. ¿Hacía adonde va Aries más allá del disco?
Yo aspiro a hacer las cosas a mi manera y a intentar vivir como quiero. Con Aries hago lo que quiero y no tengo ni idea a donde me va a llevar. No sé si incorporaré más gente, si seguiré sola, no sé qué instrumentos y sonidos voy a utilizar… Mis circunstancias me van marcando el paso, me siento super libre y receptiva con todo.

¿Y en qué estás ahora?
Ahora estoy haciendo las canciones del siguiente disco, me he propuesto ser más exigente con las melodías y la producción, me apetece retarme y no acomodarme… como ejercicio de superación y satisfacción personal sobre todo. También estoy pintando y escribiendo mucho. Y voy a hacer unos fanzines con mi amiga Natalia Umpiérrez, lo cuál me inspira y me llena de fuerza. Como ves, yo sola me lo flipo un montón (risas).

Fotografía promocional de Charades // BCore

El disco salió casi al año de la disolución de Charades, que dejó un vació importante entre los que consideramos aquellos dos discos como dos aportaciones notables a la escena indie estatal. ¿Todas las canciones surgen en ese período de espera?
Sí… todas las canciones surgieron al acabar Charades y mudarme a Galicia. Pasaba muchas horas sóla y estaba viviendo muchos cambios. Me refugié en la música y con las canciones canalicé mis penas (risas).

Hay también cierto gusto por la psicodelia y la melancolía. ¿Cómo definirías el sonido de Aries respecto a tu obra anterior?
No lo sé, autodefinirme no se me da muy bien. Como decía antes, ahora trato de hacer pop personal que no caiga en ortodoxias aburridas. Cada vez me gusta más experimentar y probar sonidos. Charades empezó siendo un grupo de garaje… y me gusta mucho que evolucionásemos y cambiásemos. Me gustaría estar siempre en constante evolución!

Algunas de las influencias reconocidas del álbum son The Beach Boys o Donovan. Más allá de las influencias, ¿qué escucha hoy Isabel Fernández?
Tengo una pequeña fiebre con Simon and Garfunkel. Esta semana también he escuchado mucho el primer disco de Julie Ruin.

Próximos conciertos de Aries:

  • 02/11 Bilbao, Sala Azkena
  • 09/11 Santiago de Compostela, Sala Moon
  • 10/11 Vigo, Sala Mondo

Recomendado

3 Comments
To Top