Primera persona

Anchord – As a Real Return (Varios Sellos, 2017)

Anchord nos recuerdan sus orígenes y nos ayudan a contextualizar la salida de As a Real Return.

Había que cerrar el círculo. Si hace unos días hablábamos con los ascendentes Mendra y los explosivos Please Wait no podíamos dejar pasar por alto el nuevo trabajo de Anchord, otra de esas bandas esenciales para todo lo que se está cociendo en la escena hardcore catalana, protagonista de lanzamientos de interés. El nuevo trabajo de Anchord lleva por título As a Real Return (Varios Sellos, 2017), está coeditado por diferentes colectivos afines –entre ellos Saltamarges, sello presente a lo largo de toda su intrahistoria como formación- y ha contado con la producción de Santi García (No More Lies), responsable de la grabación de algunos de los trabajos más representativos de la familia Bcore, otro de los sellos de hecho encargados de la coedición de este vinilazo.

Tras dos años de giras y conciertos por Catalunya y otros puntos de la geografía estatal (y europea) Anchord llegan a su primer LP en plena forma entregando un trabajo que, más que deudor de un sonido determinado, se revela como heredero de una manera de hacer, vivir y sentir la música fundamentalmente honesta, algo que se nota para bien en todos y cada uno de los tracks del disco.

Pep y Jaume nos atienden para repasar la hoja de ruta vital del grupo desde sus inicios hasta la fecha. Les agradecemos desde aquí el tiempo brindado. Escucha As a Real Return  al final del texto.

Texto: R. IZQUIERDO | Fotografías: ANCHORD

En varias reseñas se ha aludido a los paralelismos entre Aina y vuestro trabajo a propósito de As a real return. Eso me hace pensar en una entrevista que recientemente Pepo Márquez le hacía a Jay Robbins en nuestra edición impresa, sobre el legado de esa escena en autores noveles, o en autores que no habían nacido cuando las bandas de Washington activaron la escena hardcore de DC. Más allá del tópico, ¿qué incidencia ha tenido todo esa escena no ya en vuestro sonido, sino en vuestra manera de entender y consumir música?
Pep: La verdad es que como bien sabemos y tú mismo acabas de comentar, hemos mamado de grupos y de un estilo que ya se tocaba antes que hubiésemos nacido. Nuestras zonas de influencia geográficamente hablando han sido, bajando a la escala local, el Atzavara Club de Sant Feliu de Guíxols y la Associació Cultural Apaga la Tele. En estas dos asociaciones, los jóvenes, ahora ya más crecidos, nos han enseñado no solo la música, sino una manera de convivir con la música y sacarle un provecho personal y colectivo que nos ha llenado mucho, pasando por un altruismo que nos ha permitido entrar en un circuito alternativo muy vivo, con una larga tradición, verdaderamente adictivo. Es curioso, sí, pero también es un síntoma de que la manera en que se pensaba en esos años era una manera en la que nos sentimos identificados y que queremos perdurar (y mejorar ) en un futuro próximo.
Jaume: A nivel musical también nos han enseñado un par de cosas: toca lo que quieras fuerte y con actitud.

Más allá de los paralelismos quería preguntaros por la primera gira europea que hicisteis después de la edición con el cassette de Saltamarges. Veniáis como comentáis ya de un entorno próximo a lo diy y la autogestión –todo el feedback acumulado por el trabajo hecho en Apaga la Tele-. ¿Qué retos supuso para vosotros aquella gira?
Pep: Teníamos claro que uno de los objetivos como banda era movernos el máximo posible y, heredando el espíritu DIY y los contactos que surgen del día a día de Apaga La Tele decidimos embarcarnos en el que ha sido nuestra primera gira europea. Nuestros hermanos musicales Please Wait se unieron muy rápidamente, ya que también piensan igual que nosotros en ese sentido. Con ellos tuvimos la idea de sacar un split exclusivo en cassette para la gira, con tres temas nuevos de cada grupo para poder pagar los gastos que iban surgiendo. Nos enfrentábamos a la logística de montar una gira: envío masivo de mails a contactos de sellos, grupos, centros sociales, amigos de amigos, alquiler de furgoneta, pero por suerte, Gerard y Oskar de Hurricäde nos dieron sabios consejos fruto de su experiencia previa con el mismo grupo y conducieron la furgo como si fueran unos camioneros europeos de primera división.
Jaume: El reto, o mejor dicho la putada más grande, fue el dinero. Desde un principio sabíamos que era el impedimento más grande. También estaba el encontrar bolos y todo eso, pero el problema principal fue, es y será el dinero. Tenemos que trampear mucho para salir adelante sin perder mucho dinero, aunque lo logramos bastante y siempre pensamos en que la próxima vez será mejor en todo. Pese a que no siempre cubres, la experiencia lo compensa.

¿En qué creéis que crecistéis más como banda?
Pep: Es difícil expresar bien lo que te aporta una gira por Europa de más de 4.000 km en 10 días. Obviamente como grupo te hace crecer ver que encajas en un contexto muy lejano a tu casa y que la gente valora lo que haces, incluso más que aquí.
Jaume: Creo que para nosotros supuso una liberación y, porque no decirlo, cumplir uno de los sueños que teníamos como banda. Desde que tenemos conciencia musical que vemos llegar a grupos extranjeros a nuestro pueblo, y era un objetivo muy importante hacer como ellos y salir fuera a tocar.

La buena acogida de As a real return entre la crítica ha llevado el disco a varios medios. Antes de entrar en materia del álbum quería recuperar sensaciones del cassette de presentación. ¿Qué podéis contarnos de vuestros vínculos con Saltamarges?
Pep: Buff!! Saltamarges son nuestros padres. Ellos nos metieron dentro la movida. Son nuestro sello, nos sentimos identificados con ellos al 100% con su manera de trabajar y están haciendo una faena bestial en la zona de Girona, siguiendo con el legado que nos han dejado las diferentes asociaciones como el C.S. Apaga la Tele, la Atzavara Club, So’r’oll de Vidreres, la Bòbila de Palafrugell o la gente de Rouse-HHH-OvertHHHrow de Banyoles. De aquí viene también un poco la explicación de sacar un cassette para dar luz a nuestro material grabado. La verdad es que hemos tenido muchísima suerte que los tengamos tan cerca y que no paran de enseñarnos.

Cuentan desde Bcore en la nota de promo que cuando os encerráis a grabar el álbum tenéis únicamente dos o tres canciones completamente cerradas, y que el resto se crea a base de trabajo en el local de ensayo que tenéis en Sarrià de Ter. ¿Qué aportó Santi a esa etapa creativa? ¿Cómo soléis trabajar internamente como grupo?
Pep: Pues sí, así fue. Teníamos dos o tres canciones cerradas que incluso tocábamos ya en directo y también muchas ideas dispersas de las cuales nos faltaba encajar y darles forma. Nos cerramos en el local durante una semana a componer y trabajar letras, hacer arreglos varios y decidir el orden del disco… Está claro que no hay una teoría escrita sobre como componer pero nosotros, excepto un par de temas, hacemos primero la base musical pensando en los huecos donde irá la voz y despues experimentamos y decidimos melodías y letras.
Jaume: Con Santi pues muy bien, pero dejó que tocáramos lo nuestro y se metió en muy pocas cosas. Se centró en la producción técnica y en hacerlo sonar potente.

La idea de llegar con tres canciones cerradas, ¿fue premeditada? ¿Mantendréis esta dinámica de trabajo en el futuro?
Jaume: No fue premeditada, nos vino así. Teníamos ganas de no parar nunca y teníamos la semana de estudio. No nos rajamos y tiramos palante. Nos gusta mucho el resultado y encontramos que es un buen disco muy fresco, pero puede que para el próximo pensemos un poco más los temas

Creo que Santi fue de hecho el primero en hacer la alusión a Aina. Más allá de las comparativas que se han realizado entre los dos grupos y de las posibles referencias que tengáis como banda quería preguntaros por vuestra primera experiencia como oyentes/asiduos a conciertos. ¿Qué música escuchabais antes de empezar a tocar? ¿A qué edad os marcasteis como referentes el modelo por el que os regís?
Jaume: Todos tenemos unos primeros grupos distintos. En mi caso, y supongo que en el de Pep, los primeros conciertos eran de punk nacional un poco guarrete y también escuchábamos eso. Y bueno, supongo que NOFX, Pennywise y punkrock californiano en general. Supongo que a partir de los 16, 17, 18 empezamos a tener más conciencia y a descubrir el hardcore más acorde con nosotros tanto a nivel musical como de ideología.

Algo que seguramente os preguntarán a menudo. ¿Cómo se vive desde dentro una movida tan bonita e intensa como la de Sant Feliu y cercanías?
Jaume: Pues muy bien y contentos. Ahora en el caso de ATV programamos un poco menos y lo que nos da la gana, y en Atzavara están un poco parados. También está la Casa Irla, y la gente de Vidreres, que no paran de montar conciertos. Y el Actitud Fest, que después del Sant Feliu Fest es el mejor festi de Hardcore, diría que a nivel nacional ). La verdad es que no sé que haríamos sin estos templos… En nuestra ciudad el espacio para la cultura underground está limitadisimo y tratan de que no perdure mucho en el tiempo y que tenga una repercusión.

Y ya como músicos, ¿cómo recordáis vuestros primeros ensayos en Sarrià de Ter?
Pep: Nuestros primeros ensayos eran simples momentos de tocar cuando nos aburríamos en el pueblo. Básicamente versiones de Satanic Surfers, A Wilhelm Scream, Alkaline Trio, Refused, Title Fight, Without… Seguidamente entró Victor, un batería que cogió el bajo y aprendió a tocarlo y cantar a la vez para poder añadir a Anchord una voz principal y una base contundente. La verdad es que es increíble cómo puede coger una púa como si fuera una baqueta y reventarla contra las cuerdas como si fueran una caja (risas). Orestis entró a tocar la guitarra más tarde, cuando vivía con Víctor a Barcelona y también con Menelaos, su hermano (nota: también en Kürde).

¿Hasta qué punto veis importante y necesario la existencia de centros autogestionados como Apaga La Tele para un grupo joven que quiera empezar a tocar?
Pep: Los espacios autogestionados son los sitios donde claramente nos sentimos más a gusto. Su manera de trabajar es la que nos parece más lógica y en la cual hay un altruismo y una manera muy bonita de traspasar unos valores entre la gente que los transita. A veces nos preguntamos porque hay colectivos de gente que se lo curran muchísimo que no tienen la oportunidad de tener su espacio y desarrollar su actividad como se merecerían.

Un poco la misma pregunta pero al revés. ¿Qué importancia ha tenido para vosotros el hecho de poder trabajar con gente y colectivos que vivió en primera persona todo en movimiento próximo al hardcore melódico? ¿Os sentís herederos de un modo de entender la música?
Jaume: Ha sido tan importante que sin ellos no sé si hubieramos descubierto la movida y los grupazos, da mucha envidia cuando cuentan batallitas los cabrones. Mas que herederos partícipes o Descendents.

Hace poco releí una entrevista de Lluís Huedo a Jordi Comas en el blog de BCore donde se hablaba de la importancia de las emisoras de radio locales y donde se reflexionaba entre otras cosas sobre el “centralismo musical”. Como banda forjada fuera del área de influencia más cercana a Barcelona quería preguntaros por eso. ¿Os costó trascender más allá de la escena de Sant Feliu con la primera cinta?
Jaume: Pues la verdad es que no. Tuvimos mucha suerte de conocer grandes personas y colectivos a quien queremos un montón y que en seguida apostaron por nosotros (Outro Shows), con los que teníamos contacto de antes. Ademàs de los Saltanatges, la peña de la comarca también nos ayudó mucho con los contactos para poder girar. Y el hecho de haber tenido otras bandas también ayudó, ya que ya conocíamos a gente que montaba conciertos.

Ahora que comentas eso, ¿hasta qué punto fue importante el hecho de girar desde casi el inicio de tener el grupo?
Jaume: Creo que fue un chute añadido a toda la excitación de los inicios. Nos descubrió una gran parte de la escena catalana y nos enseñó que queríamos tocar cada finde y pirarnos lejos.

Es interesante que lo digas porque os habéis movido también fuera de Catalunya. Hace poco por ejemplo tocasteis con los Power Burkas por ahí. ¿Cómo veis las conexiones estatales?
Jaume: No está mal, mucha gente está metida y te montan bolos en muchas ciudades y lugares de puta madre. Tenemos que decir que nos gustaría girar más por la península y tocar en muchos suelos de los que tenemos constancia, a ver si próximamente nos marcamos una guapa. A pesar de eso es cierto que molaría que más peña se pasara por los bolos y que se valorase un poco más los sacrificios que hace todo el mundo por la movida.

Ya acabo. El álbum está coeditado por varios colectivos. No sé si ese sentido colaborativo es el reflejo de vuestra manera de entender la música, me da la sensación de que sí pero lo aprovecho para preguntaros por la importancia que le dais al formato físico. ¿Qué rol ha jugado en vuestra “educación musical” el formato físico?
Jaume: Bueno, a nosotros nos pilló el final de la epoca cassette y el CD, y éste es el formato en el que crecimos y consumimos música sin parar. En casa aún corrian vinilos y tal, pero estaban un poco fuera de nuestra consideración. Después pues estaban los raros de Hurricäde que gritaban mucho y editaban en vinilo y poco a poco se les unió bastante gentuza igual, hasta que empezó a molar y molarnos. El formato físico siempre nos ha encantado, y le damos mucha importancia porque es la manera que encontramos más placentera de escuchar música. Esta coedición existe por varios motivos. Primero porque los sellos de puta madre que nos han editado han querido hacerlo y les estamos muy agradecidos. Segundo porque los vinilos son carísimos y así entre todos ha salido más assequible. Y tercero porque así tenemos más gente que se siente el disco suyo y que nos ayuda. Sin ellos todo costaría mucho más. Muchas gracias por la entrevista y este palique, nos vemos en el pit ;).

As a Real Return está editado por Saltamarges (ES) , Bcore (ES), La Agonía de Vivir (ES), Discos Finu (ES), Lockjaw Records (UK, CD).

Escucha As a Real Return de Anchord en Bandcamp:

 

Recomendado

Comenta
To Top