Una de las fotografías de

[Jesse Soaps] Febrero a secas

Este ha sido el mes de la dimisión del Papa -no sabía que se pudiera dimitir de ejercer la Fe-, del amor en los grandes almacenes, de los Goya (olvidémonos ya de que traje llevaban las reivindicaciones), de los Oscars presidenciales, de los sobres que van y vienen y por el camino se entretienen y del frío polar. Menos mal que Marina Abramovic nos trae su The Artistis Present

Este frío, ha hecho que me acordase de una de mis visitas a Amsterdam. Era un “Al filo de lo Imposible” estar en la calle más de diez minutos sin rozar la hipotermia, así que para entrar en calor, visitábamos todo lo visitable en manzanas a la redonda. Y esto, me ha hecho acordarme de la holandesa Hellen Van Meene.

Una de las fotografías de

Una de las fotografías de Hellen Van Meene

Retrato de Hellen

Retrato de Hellen

Hellen van Meene (Alkmaar, 1972) es una fotógrafa que saltó a la fama cuando en 2005 la revista americana Village Voice situó su libro de retratos en el puesto 25 de  su ranking de los taitantos libros fotográficos más impactantes de año. Más tarde, en 2007 terminó en cuarto lugar en el listado anual de la holandesa Elsevier de artistas exitosos.

Su obra, se centra principalmente -aunque no únicamente- en retratar mujeres y adolescentes andróginas. Son retratos sencillos, con luces simples y limpias, y en apariencia, sus protagonistas también. Pero si nos fijamos en las miradas que están enmarcadas en esas expresiones lánguidas y casi inexpresivas, veremos que están cargadas de historias que están a punto de explotar.

Los rostros, los cuerpos y sus posturas, están enmarcados en escenarios simples y a veces vacíos. Son de una sencillez extrema: campos abiertos, paredes desnudas, esquinas de habitaciones… Con luces y texturas frías, que transmiten calidez y ternura. ¿es esto posible? Hellen dice que sí. Echad un vistazo por aquí.

La adolescencia, otro pilar en su obra

La adolescencia, otro pilar en su obra

Cambiando de tercio y conmemorando el infernal mes del amor, os voy a dejar una colección de fotografías románticas que me he encontrado por la red, y que estoy segura de  que a más de unx le hubiera gustado hacerse, para llegado el caso,  vengar al “corazón partío” .