goiko-principal-2

Goiko // “Hay que conservar las relaciones humanas de siempre”

Goiko son una banda con el cuartel general en Barcelona, a pesar de que los cuatro componentes crecieron no en la ciudad, sino en Flix, un pueblo de la provincia de Tarragona. Tras muchos años experimentando con la música, en 2009 empezaron a dar forma a lo que es hoy Goiko, una banda de esencia pop rock con influencias de la música americana, el pop más clásico o el indie. Una entrevista de NORMA SOLANO

Desde el pasado año, cuentan ya con su debut autoeditado, un álbum que lleva por título una especie de oxímoron: Sin titular. Julián, Marcel, Arnau y Genís han puesto todo su esfuerzo para crear este trabajo, que sienten como algo muy personal. Tras presentarlo el pasado mes de diciembre, y haberlo llevado hasta Madrid, Goiko volveran a estar sobre el escenario el próximo 9 de marzo, en la sala Slow de Barcelona.

Antes, y tras la publicación del segundo single de su álbum debut, Rosebud, esta vez en forma de videoclip, hablamos con Julián, cantante y compositor de Goiko y nos cuenta desde la historia del grupo, hasta lo que valora más en los conciertos, o las cosas que se están perdiendo que cree que se podrían recuperar. Toda una oportunidad para descubrir a la banda de cerca.

La banda durante su presentación en Heliogábal

La banda durante su presentación en Heliogábal

¿Cómo empezó Goiko?
Julián: Los distintos componentes del grupo llevábamos mil años haciendo música. Yo llevo desde los siete años estudiando piano, formación clásica… Recuerdo aburrirme mucho de pequeñito haciendo solfeo. Pero luego ya te vas divirtiendo más. A los dieciséis empecé a tocar la guitarra por mi cuenta gracias a la base musical de la que nunca me arrepentiré. Al ser los tres componentes del mismo pueblo ya nos conocíamos y habíamos estado con Marcel en proyectos anteriores, desde el 99.

El nacimiento de la banda en sí fue cuando me puse a grabar canciones en casa con un 4 pistas que tengo, y que todavía utilizo. Salieron 4 temas y nos animamos a empezar otra vez. Se apuntaron Marcel y Genís en primera instancia y luego, unos años más tarde se incorporó Arnau. Empezamos a hacer bolos por Barcelona, grabamos y autoeditamos el disco y hasta aquí.

¿De dónde viene el elemento vasco?
El elemento vasco viene por parte de mi abuelo. Yo soy la cuarta generación de vascos, soy como una especie de perro callejero en cuanto a abuelos, ya que cada uno es de una punta distinta de la península, y uno de ellos es mi abuelo Goiko. Goikoetxea es, a parte del nombre estrictamente, la figura de mi abuelo, que me recuerda al costumbrismo, mi abuelo y mi tío estaban siempre en la calle, todo el mundo les conocía, futboleros…

Esta vida en la calle y que no todo sea ordenador es lo que queremos transmitir con Goiko, por eso el nombre encaja perfectamente. No somos anti redes sociales ni nada parecido, porque hoy en día no eres nadie, pero sí que estaría bien conservar la vida de bar, abrazarte con un amigo cuando te encuentras, hablar cara a cara, todas estas costumbres que están desapareciendo un poco, las relaciones humanas de siempre.

Viendo ahora los resultados, crees que vuestra música se corresponde con la idea que teníais al empezar?
Pues la verdad es que en muchos casos sí. La labor de composición la hago yo, y a partir de una base que les he enviado previamente y que cada uno se mira en casa y también le da forma, nos encontramos en el estudio con una base hecha. El sonido final es muy parecido a lo que yo tengo en la cabeza cuando empiezo a hacer algo en casa. Creo que ahí también juega un papel importante la afinidad entre todos los miembros del grupo, que ahí está y que se nota sobretodo en el directo.

Hablando sobre las canciones que forman el disco, encontramos algunas muy suaves y con muchos matices, y otras que se convierten en una explosión de sonido, como en Esquizo. Podemos hablar de Sin Titular como una recopilación de sentimientos?
Siempre. Para mí la música, aunque suene muy tópico, yo soy muy tímido, y me cuesta hablar de muchas cosas, y sirve para expresarse de otro modo. Además la música también es una herramienta para transmitir lo que sientes, y por eso tiene sus subidas y sus bajadas. No todo es llano, y por eso los temas son largos, para poder jugar con eso. Igual aquí también encontramos influencias de mi formación en música clásica.

También influencia de la vida, en general, no?
Claro, porque en 5 minutos puedes tener un altibajo, no? Es eso.

Tenéis influencias de varios estilos de música. Americana, rock, indie…Veis reflejados ahí a los grupos que os gustan, aunque no lo busquéis?
Hay influencias claras, pero no es nada premeditado. Hace poco alguien me comentó: Sonáis mucho a Beatles. Claro, es que los Beatles están ahí, desde que aparecieron, y para todo el mundo, también para nosotros. O también Wilco, que es ya un clásico de la música pop. Del panorama español podemos hablar de Migala, Los Planetas… Hablar de nombres es peligroso, porque está ahí toda la música que has escuchado. Mucha gente que aunque no quieras, te sale. Puede que no te apasionen, pero están ahí. Siempre miro un poco atrás cuando pienso en influencias, aunque sin desmerecer la escena actual.

Estamos en un buen momento musicalmente hablando…
Estamos en un muy buen momento, aunque sea complicado sobrevivir, porque simplemente el hecho de tocar en unas condiciones dignas es complicado.

Hay dos colaboraciones en vuestro álbum, cómo surgen?
Marcel y Genís estan metidos en el mundo del jazz…

También influencias del mundo del jazz, se notan!
Claro, en una batería, por ejemplo, se nota cuando alguien ha tocado algo que no es solo rock o pop. Ellos dos son amigos de Àlvar Monfort y le propusieron venir a colaborar. Fue acojonante, porque es un tio muy potente. Y luego, Mireia Garcia que es también de Flix, y que se dedica a la música, ha estado en corales muy importantes de Barcelona, y vino a hacer un coro en Nana, la primera canción, y en Antihéroes, donde se explayó (risas)

Habéis tocado en escenarios muy distintos, presentasteis el álbum en diciembre en Heliogábal pero también estuvisteis en la Primavera Musical, en Flix. ¿Cuál sería vuestro escenario ideal?
Yo creo que estamos muy bien en un teatro o en una sala de conciertos. No te digo que el público tenga que estar sentado, pero sí que venga a escuchar. En este sentido fue maravilloso el concierto de Heliogábal o los dos FNAC que hemos hecho, donde sorprendentemente parecía la ópera. Por definición nuestra, mejor salas o teatros, es lo que siempre hemos visualizado, y sobretodo por el clima de escucha. Hay temas que empiezan muy suaves y que si tienen el murmullo detrás, aunque lo quieras hacer bien igualmente, se pierden muchos matices.

Hablemos de la imagen del grupo, por ejemplo el videoclip o la portada…
Las imágenes son películas de mi padre, imágenes de mi infancia grabadas en Super 8

Las de nuestra generación
Exacto, de las que ya no quedan! Mi padre me pasó el material y a partir de ahí yo empecé a hacer el montaje. Mientras iba haciendo el clip, iba aprendiendo a hacerlo, porque no tenía ni idea! Fue ir probando cosas, conectándolo con la música. Conforme iba montando iban saliendo cosas… Como todo lo que hacemos, es un poco artesano.

La portada la hizo mi hermana, ella es diseñadora gráfica, así que era más profesional, aunque luego la impresión la hemos hecho nosotros con tinta, ha sido trabajo pero el resultado es más especial. Ninguno es igual, porque cada vez se imprime distinto, y así también da la sensación de que tienes algo especial, y de que no es un disco cualquiera. Aunque sea autoeditado, low cost y demás no significa que sea descuidado, y es algo realmente personal.

Los álbumes artesanales de Goiko //OSDHO IMAGES

Los álbumes artesanales de Goiko //OSDHO IMAGES

Esta actitud DIY es por convicción o por supervivencia?
Pues por las dos cosas, porque podrías encargar a alguien que te lo hiciera, pero pierde ese encanto. Ahora, son las dos cosas, no te voy a engañar, porque tampoco quiere decir que ahora digamos: ¡Todos los discos los vamos a imprimir a mano! Pero creo que la música y la presentación han logrado transmitir una manera de hacer las cosas que se está captando muy bien.

¿Qué proyectos tiene Goiko a corto-medio plazo?
Intentar conseguir un hueco en la escena, que es complicado porque hay mucha gente y muy buena, pero creo que hay cosas que nos diferencian de otras bandas. Lo que está claro es que hay que seguir trabajando y no perder la ilusión. Tarde o temprano, recogeremos algo, además de la satisfacción de que la gente te escuche, o de que el feedback que recibimos es muy bueno, y eso reconforta mucho, que alguien que no te conoce te diga que le gusta lo que haces.

No te digo que te garantice que estás en el camino, pero se agradece muchísimo. Yo en eso soy anticomercial, no escucho mucho a la gente. Hay gente que me ha dicho: el primer disco que habéis sacado es el segundo. Y no, no, es el primero. (risas) El disco nos define muy bien.

¿Tenéis ya preparadas cosas nuevas?
Tenemos temas nuevos, yo estoy trabajando en ellos ahora. El día 9 tocaremos alguno.

Goiko estarán el próximo sábado 9 de marzo a partir de las 21:30 en la sala Slow de Barcelona.