Pussy Riot

Pussy Riot: A Punk Prayer, premiada en Sundance

El Festival de Sundance ha distinguido al documental Pussy Riot: A Punk Prayer con su galardón World Documentary Special Jury Award, según ha dado conocer hoy domingo la propia organización. El documental recoge los orígenes del colectivo punk feminista Pussy Riot, y el periplo vital de sus tres activistas detenidas. Por RUBÉN IZQUIERDO

  • La premiere del festival contó con la presencia vía skype de la Ekaterina Samutsevitch, la única de las tres Pussy Riot detenidas en su momento liberada hasta la fecha
  • El documental muestra imágenes de las diferentes perfomances realizadas por Pussy Riot y sigue el proceso judicial que culminó con su condena
  • Además del premio, el documental ha logrado distribución global, al ser adquirido por HBO

El Festival de Sundance ha dado a conocer esta madrugada (hora peninsular) el palmarés de la presente edición. Y en la extensa lista de premios -que puede consultarse aquí- figura Pussy Riot: A Punk Prayer, film dirigido por Mike Lerner y Maxim Pozdorovkin, una coproducción entre el Reino Unido y Rusia que recoge el periplo vital de las tres activistas rusas a raiz de su detención por parte del gobierno ruso.

Según recoge la página web del Festival, los dos cineastas se han mostrado honrados con el premio, agradeciendo a “BritDoc el apoyo para la realización del film” y mostrando su orgullo por el galardón. “Supone un increible honor y es un gran premio para nosotros”, añadieron al tiempo que consideraban que “Masha, Nasdia y Katya han comenzado una revolución femenista que espero que se propague por el mundo“, señalaron a modo de reflexión final.

Imagen promocional del documental

Imagen promocional del documental // Pussy Riot

El documental recoge la lucha del colectivo punk Pussy Riot después de la vuelta al poder de Vladimir Putin, regreso que fue acogido por protestas de centenares de ciudadanos contrariados con su vuelta al poder, contexto en el que el colectivo feminista empezó a actuar en diferentes localizaciones de Moscú. Como se sabe, en una de ellas fueron detenidas por fomentar el odio religioso y condenadas a dos años de prisión, pena que de dos de ellas aún están cumpliendo.

El documental utiliza imágenes propias del proceso judicial, y recurre a imágenes de archivo del colectivo, que filmaba sus intervenciones y los preparativos de las mismas, selección de imágenes que les sirve a los cineastas para relatar la evolución del colectivo, nacido en marzo de 2012 poco después de la vuelta de Putin al poder.

Una de las claves que ofrece el documental para explicar la reacción de la ciudadanía rusa respecto a las Pussy Riot es que Rusia nunca tuvo su “1977” ni su momento punk, por lo que la filosofía de la performance urbana les resultaba extraña

Frame del documental // Facebook de PS: A Punk Prayer

Frame del documental // Facebook de PS: A Punk Prayer

El documental, que reincide en la idea de colectivo, sin líder ni estructura organizada, recoge sus primeras actuaciones, las llevadas a cabo en un salón de belleza exclusivo de Moscú, donde protestaron en contra de la imagen de la mujer que se genera en ese tipo de locales y otra en la Plaza Roja de Moscú, actuación con la que quisieron remarcar su compromiso político antes de protagonizar su intervención en la Iglesia del Cristo Salvador.

En la presentación del documental en Sundance, según recoge el diario latino El Universo, su director apuntó que uno de los motivos que provocaron el impacto mediático de Pussy Riot en Rusia fue el hecho de que Rusia “nunca tuvo su época de punk, no tuvo su 1977 ni sus Sex Pistols“, por lo que el país no conocía hasta la fecha “el arte de la perfomance“, uno de los pilares en los que se apoya la revolución Pussy Riot.

Mike Lerner y Maxim Pozdorovkin han dirigido la crónica vital de su lucha, una lucha que pone rostros a la rebelión y que trata acerca de los Derechos Humanos y la Libertad de Expresión. Según la ficha del propio Festival, el documental habla “acerca de su épica historia“. 

La proyección del documental en el Festival devolvió el caso Pussy Riot a la primera línea mediática, contando con una conexión vía Skype con Ekaterina Samutsevitch, la única miembro del colectivo liberada por las autoridades rusas hasta la fecha, suponiendo una de sus primeras apariciones públicas después de su liberación.

Recordamos que mañana lunes publicaremos el cartel definitivo del concierto solidario Free Pussy Riot organizado por Shook Down a beneficio de las campañas abiertas por los Derechos Humanos por Amnistía Internacional, una de las cuales es precisamente la que solicita la liberación de las dos activistas todavía detenidas por las autoridades rusas.